Lunes, 15 de octubre de 2012

Iphone 5

Vaya por delante que no tengo un iphone 5, ni soy especialmente "iphonemaniática". Pasé del iphone 3 -al que estiré durante años para luego regarlárselo a un primo mío- a un Samsung Galaxy S2 que me da todas las funcionalidades que busco en un terminal móvil: sin ser excesivamente complicado me permite estar online de manera adecuada, aprovechando bien la red, con una buena resolución y una pantalla táctil y sistema de uso cómodo y amigable.

Dicho esto, comienzo a estar cansada de como se solapan determinados mensajes sobre el iphone 5. A las lógicas quejas sobre el mal -o decepcionante, como se prefiera- funcionamiento del nuevo terminal de Apple, se suma una caterva de agoreros que pronostican su caída y afirman, de un modo más o menos solapado, que su éxito se debe en especial a las campañas de márketing y aprovechamiento de una tecnología que siendo buena no destaca de manera deslumbrante por encima de la de sus competidores. Descartaría estas afirmaciones sin darlas demasiado pábulo, si no fuera por la carga de profundidad que traen consigo. Sin duda la mayoría de los que se ocupan de expandir estas ideas lo hacen con ese punto mal intencionado cargado de ganas de ver caer al gigante. Serían los mismos que critican la labor de Mark Zuckerberg al frente de facebook. Pero por desgracia hay quienes se dedican a expandir estas ideas con una intención más venenosa. Porque, claro,  si no hay ninguna razón de peso para que Apple esté ahí, los malos son los mercados, esos malvados hombres del saco que nos obligan a punta de pistola o borran nuestros tiernos, inocentes e incapaces de pensamiento crítico cerebritos para que hagamos lo que ellos quieren: ¡Bailad, bailad, malditos! ¡Y comprad iphones, coches y ved cada mañana a Belén Esteban!

Por favor. 

Voy a citar aquí dos hechos, para mí de peso, que justifican plenamente el auge de Apple. Ambos, por supuesto, fundamentados en la ley de la oferta y la demanda. 

1) La población en general en el mundo en el que nos desembolvemos está necesitada de un buen sistema de conectividad. Esto, cada día más, incluye desde amas de casa, hasta jóvenes estudiantes, pasando por ejecutivos cicuentones que tienen que adaptarse a un mundo en constante cambio. Ahí está uno de los grandes fuertes de los sucesivos iphones: han sabido ver esta necesidad y ofrecer un producto capaz de satisfacer las necesidades de todos estos públicos de un modo que puedan usarlo sin sentirse unos inútiles. Es posible que la tecnología estuviera ya ahí, pero había que saber enfocarla de la manera adecuada.

2) No es menos cierto que hay un sector de la población, no pequeño pese a la crisis, que busca productos exclusivos, que los distingan por así decirlo. No nos confundamos, no es que la publicidad cree la necesidad de algo superfluo, si no que esta ya está ahí antes.


Publicado por libbertybits @ 18:48  | Tecnología
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios