Miércoles, 31 de octubre de 2012

Me disponía a escribir un artículo sobre el robo que supone para los autónomos el pago de la cuota de la seguridad social, pero una cuestión más anecdótica, pero de caracter tecnológico ha atraído mi atención.

Aunque no me dedico al mundo del software (un mundo mucho menos estrambótico de lo que se suele pensar), en mi entorno inmediato tengo al menos a cinco programadores y dos diseñadores, lo que unido al interés por esos temas del resto del grupo hace que la conversación sobre estos temas sea recurrente.

El otro día, en una conversación que entremezclaba el tema técnico y el ideológico, surgió el tema del seo y la gestión de enlaces como sistema distribuido en el que impera una anarquismo benovolente. Es decir, gracias al sistema base que organizan los buscadores que tienen en cuenta unos enlaces como votos para un sitio web, otros los ignoran y otros los penalizan, los usuarios conforman una red distribuída y anárquica que finalmente da lugar a los resultados finales que se muestran en los buscadores. Yo no pretendo ser una experta en el tema, y quizás mi postura resulte reduccionista. Como habitual de webs de temática tecnológica como Gizmo, En primera página o Alt1040 mi postura no podría ser más opuesta.

En primer lugar este supuesto sistema anárquico no es tal, si no que depende del ferrero control de una fuente externa (lo que a su vez me lleva a plantearme la incongruencia -una vez más- de muchos planteamientos pretendidamente anarquistas). Es decir, los buscadores actuan como reguladores del mercado. Ellos son los que dictan las condiciones por las que una página web debe de aparecer entre los primeros resultados (y para el que no lo sepa, si no apareces entre los primeros resultados es como si tu web no existiese). De este modo los programadores, webmasters y bloggers de manera más o menos consciente van adaptando su manera de actuar . Ahora bien la política de los buscadoresse puede equiparar a las estatales. Actúan -en el mejor de los casos- como un oligopolio que controla el muestreo de información de la red.

Seguro que ya hay algún listo que a estas alturas está esbozando una sonrisa. ¿Qué es lo que pretendo exigir que se regule a una empresa privada? No, ni mucho menos. Es más, estoy convencido que la posición hegemónica de los buscadores ya es cosa del pasado. La existencia de verdaderas redes distribuidas en un doble canal (que debería ser triple si los agregadores de noticias funcionasen desde un punto de vista menos político) con los buscadores y las redes sociales. Es más preveo que en un futuro no muy lejano, por lógica, surgirán buscadores que bases sus algoritmos de búsqueda en las preferencias de las redes sociales, tanto de un modo individual, como teniendo en cuenta las preferencias de tus circulos, amigos o contactos.


Publicado por libbertybits @ 18:28  | Conocimiento libre
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios